Willkommen auf den Seiten des Auswärtigen Amts

Mensaje del Ministro Federal de Relaciones Exteriores, Heiko Maas, con motivo del Año Nuevo judío 5779 (Rosh Hashaná)

Rosh Hashaná

Rosh Hashaná, © colourbox.com

07.09.2018 - Artículo

¡A todos las judías y los judíos, a sus familiares y amigos en Alemania y en el mundo entero les deseo un Año Nuevo 5779!

¡A todos las judías y los judíos, a sus familiares y amigos en Alemania y en el mundo entero les deseo un Año Nuevo 5779 pleno de salud y bendiciones y días festivos de profunda reflexión!

De todo corazón anhelo que celebren estos días albergando esperanza y confianza en el futuro.

Pero también soy consciente de que muchos de ustedes rememoran el año que termina con gran preocupación. Aquí, en Alemania, de una manera tanto triste como repulsiva, se ha evidenciado cuán arraigado sigue estando, por desgracia, el ideario antisemita en las mentes de muchas personas y también cuán inesperadamente se abren camino los incidentes antisemitas. Es vergonzoso e intolerable. Todos, sin excepción, estamos llamados a oponernos. No aceptaremos que haya jóvenes que se burlen de sus compañeros de clase a causa de su religión, como tampoco que por miedo se use la kipá sólo a escondidas, ni que haya artistas, políticos y publicistas que relativicen el Holocausto.

Nos oponemos decididamente a todo ello, ya sean provocaciones deliberadas y rupturas de tabúes o intentos perniciosos de alteración sucesiva de los fundamentos básicos de la convivencia social. Una y otra vez debemos tener muy presente que: ochenta años después de que en toda Alemania ardieran sinagogas y de que se marcara el rumbo hacia el abismo de la Shoá – no es una obviedad que hoy en día la vida judía sea de nuevo un sólido componente de la sociedad alemana. Es un privilegio, el que no sólo agradecemos profundamente, sino que también lo aceptamos con humildad. Es un privilegio que también implica responsabilidad: por nuestra parte, debemos comprometernos para que en Alemania los habitantes judíos puedan practicar su religión libremente y con la seguridad necesaria. Debemos defender los Derechos Humanos, la tolerancia y la paz. Debemos alzar nuestra voz contra el antisemitismo, no sólo aquí en Alemania, sino en todas partes y cada vez que sea necesario.

Para Israel deseo que se puedan encontrar soluciones justas y viables, que permitan una convivencia pacífica en el Cercano Oriente. Sólo entonces existirá finalmente la seguridad tan ansiada por todos. Alemania seguirá comprometida con este objetivo.

¡Shaná tová u‘metuká!

 

 

 

Inicio de página